PÓRTICO DE LA GLORIA
Vivifica el sol poniente, en su caída, los grupos de figuras. Les da vida, color y anima y rellena sus semblantes. Ríe Daniel. Se escucha una celestial melodía; es el tañido musical de los veinticuatro ancianos. Santiago, en el parteluz, soporta la gloria y el triunfo del Pantocrátor. A sus pies, y a la espalda y de rodillas, el maestro Mateo autor de esta sinfonñia de piedra, espera confiado la resurrección, mientras para los peregrinos es el festivo y popular "Santo dos croques".