SOL DE LLUVIA EN FONSECA
Llovía intensamente ese mediodía, ahora apenas. Salió el sol; brillan las mojadas losas y la extraordinaria fachada de Fonseca parace haber tomado nueva vida. El agua de la lluvia, reverdeciendo musgos y líquenes, oscureciendo las juntas de sus labradas piedras y remarcando su pátina, le ha sacado a la luz aún más belleza.