CALLE DE LA TROYA
Breve calleja que, apenas nacida, se ensancha para permitir asomarse a la "Casa de la Troya", de históricos recuerdos ya no escucha aquel bullicio de los alegres estudiantes. La desaparición de pensiones la dejó convertida en paso para la severa y gran plaza de San Martín Pinario. Pero, dignamente, se conserva igual, como si quisiera que volvieran sus troyanos. Está parada en la historia.