SAN MARTÍN PINARIO
Abades y santos benedictinos enmarcando a la virgen, engalanan la blasonada fachada de este maravilloso templo, orgullo de Santiago. Una original escalinata de descenso, digna del más hermoso pazo gallego, le da acceso. El asombro está dentro. En su interior arde el más encendido barroco compostelano.