LA UNIVERSIDAD
En mis tiempos de estudiante era sólo eso, y daba techo a tres facultades, rectorado, biblioteca y muchas cosas más. Su acogedor claustro lo recorríamos para encontrar a nuestras vecinas compañeras de Filosofía. Creció la Universidad, se multiplicó, la despojaron de sus galas y hoy la veo con nostalgia, como entristecida. Todo lo nuevo se va hacia fuera. Compostela y sus estudiantes huyen hacia el campo.