ARCO DE MAZARELOS
La Torre de las Mercedarias se recorta sobre el arco de las antiguas murallas, que deja penetrar los últimos rayos del sol que camina hacia el ocaso. Umbrosos árboles hacen de esta plaza un magnífico lugar de reposo y quietud; casas señoriales, de abolengo y otras tan hermosas en su rústica sencillez, forman corro con la Universidad y la iglesia de la Compañía. Sonríe, con guiños dorados, a la caída de la tarde.