EL FRANCO
Nace feliz entre el bullicio y reír de Porta Faxeira y camina el Franco al encuentro del Obradoiro, fin de las peregrinaciones, y las gentes se sienten protegidas y custodiadas por la amable y premanente presencia de la gentil Torre Berenguela y los abiertos blancos ojos de sus relojes.