CLAUSTRO DE FONSECA
Triste y sola. Fonseca se quedó sola, ausentes aquellos estudiantes troyanos de su canción. Hoy es Biblioteca General y antes Facultad de Farmacia y Parlamento de Galicia. Este claustro, como tantos de los pazos gallegos del jardín de Santiago que es el valle del Ulla, conformaban un modo de vivir. Sus solanas acristaladas, reflejándose unas en otras, cobijaban y guardaban el calor del sol y el de las encendidas y garimosas lareiras. Las torres -todas- de la catedral acompañan a la cuadrada y serena de Fonseca, su hermana menor, en esta procesión de piedra.