Lo mío es el llanto

 

Lo mío es el llanto,

Tú eres la alegría.

Lo mío, la angustia,

Tú eres el sosiego que quiero alcanzar.

Y mía es el ansia de nuevos senderos

buscando paisajes de felicidad.

 

Camino, camino,...

sin tregua ni pausa,

no quiero pararme,

tan solo llegar

a la fresca fuente que entona ese canto,

junto al agua clara que me ha de calmar.

 

Y llego cansada,

me inclino y te veo,

y a Ti te pregunto:

¿Dónde está la paz?

¿La paz? me respondes,

la paz está cerca,

la paz va contigo, si sabes amar.