Paloma herida

 

Como una paloma herida

que quisiera surcar todo el cielo

y un dolor escondido en las alas

le impidiese alzar alto el vuelo.

 

¡Cuántas veces seguimos la senda

de un camino escarpado y estrecho

donde acechan peligros y sombras

y temores que todo lo envuelven!

 

Qué deseo de una luz transparente

que ilumine mis noches eternas

una luz que pudiese ofrecerte

que calmase tus miedos sin dueño.

 

Cómo azota tu angustia a mi alma,

cómo tiembla tu herida en mi herida,

lo que diera por verte dormido,

como en tiempos lejanos

-cuando eras aun niño-

y yo te acunaba, velando tu sueño.