Reencuentro

 

He vuelto a caminar

por el sendero

que descubrí con asombro

entre la niebla

de aquella mañana tan lejana.

 

Inmóvil se ha quedado

el tiempo,

aprisionado por el bosque

que se asoma al río silencioso,

buscando saciar su sed

de eternidad y de nostalgia.

 

Parece que fue ayer

cuando sentí

tu presencia viva, palpitante,

que rodeó de luz, de paz

y de sosiego

mi corazón en un instante.