Canción de cuna en Navidad

 

¿No sabes, vida mía,

lo mucho que te quiero,

que tu sueño primero

quisiera velar yo?

 

Robaré de los cielos

un puñado de estrellas,

de todas las más bellas

que te den su calor.

 

A la brisa del mar

le diré que te acune,

a los lirios y rosas

te regalen su olor.

 

Y a las nubes más suaves

que con sus blancas manos,

tejan una almohadita

de color carmesí,

donde pose y descanse

tu divina cabeza

y los sueños más bellos

pediré para Ti.

 

Duerme , duerme y no llores

mi pequeño del alma,

que velando tu sueño

a tu lado estoy yo.

 

Las estrellas del cielo

de puntillas se han ido

solamente un lucero

hace guiños al sol.

 

En medio del silencio

de esta noche tan fría

ya todo es alegría:

ha nacido el Amor.

 

Al mundo que despierta

en esta Noche Santa

ha vuelto la esperanza

¡porque ha nacido Dios!